La amante

Un post a la semana no hace daño y ya que estamos a mitad de semana, ¿qué tal una pequeña sátira? Si hay un tipo de persona que no me gusta nada esa es sin duda la que vive de las apariencias.

Basta de apariencias,
yo estoy en paz y con mi conciencia, de noche en la cama,
es la humildad la que me reclama, y de apariencias me siento cansado,
hoy quiero vivir la realidad.

[Extracto de la canción Apariencia de Amilcar Boscan] 

Las Apariencias

Cada vez más, las apariencias han dejado de ser cuestión sólo de personas adineradas, en estos tiempos, hasta en las mejores familias hay que aparentar para sentirse ¿mejor? ante los demás, gente de cualquier clase social tiene que dar a entender lo que no es para ¿ser aceptada? por sus más próximos. ¿Es que quizás ya no vale eso de eres mi igual?, ¿ahora lo que vale es el quién es más?

Muchas veces, a través de la sátira, como ya se hacía en la antigua Roma, se puede expresar mejor y más fácil la realidad de la sociedad en que vivimos, por eso, hoy traigo un pequeño chiste/historia cómica que por inverosímil que parezca sucede más a menudo de lo que podríamos imaginarlo. Son muchas las personas que renuncian a su dignidad, a cambio de ser rodeadas de comodidades y lujos vanos, y esto los lleva a aparentar lo que no son.

La amante

Una pareja de esposos estaba cenando en un restaurante, cuando observaron que entró un amigo de ambos acompañado de una desconocida. La señora horrorizada le comentó a su esposo:

Ese que entró es Juan, ¡pero esa no es su esposa!

No, es una amante que tiene él” – dijo el hombre calmadamente. La mujer comenzó a criticar la actuación de su amigo, y el esposo la paró en seco diciéndole:

No te metas en esos asuntos, deja que los otros vivan su vida” – Los esposos siguen cenando, cuando se acerca a ellos una chica guapísima que le dice al marido:

¡Oye!, me dejaste esperando ayer

Sí, se me presentó un problema. Pero yo paso por tu casa hoy sin falta

O.K., nos vemos” – dice la chica retirándose de la mesa ante el asombro de la esposa, quien le preguntó en seguida a su marido:

¡¿Y ESA QUIEN ES…?!

Esa es mi amante” – le aclaró el hombre. La mujer se puso como el diablo, y comenzó a decirle improperios al marido, pidiéndole hasta el divorcio.

No hay problema, te doy el divorcio. Pero recuerda que nuestro contrato matrimonial es por “separación de bienes” y que la casa, el coche y el negocio están a mi nombre. También vete olvidando de las vacaciones cada tres meses a las mejores playas y al extranjero, ¡ah! y de tus tarjetas de crédito, tus spa, el terapeuta, las compras en N.Y., la casa de la playa, tu BMW, el chofer y la pensión de tu madre…

La mujer se calla y comienza a pensar. Luego de analizar la situación, le dice al esposo:

La amante de nosotros es más bonita que la de Juan, ¿verdad cariño?

Termino con otro extracto de la canción Apariencias de Amilcar Boscan. Porque como dice su letra lo importante son los valores no aparentar en el hablar, en el reír, en el vivir.

Realidad del alma,
que me permita dormir en calma,
hacer lo que siento y realizarme en cada momento,
y son los valores, junto al corazón,
los que hacen ver la reflexión.
Apariencias al hablar, apariencias al reír,
apariencias no te quiero tras de mí.

@zurcodracir // +RicardoCruz

Anuncios

No te muerdas la lengua, deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s